¿Cómo saber si ha sufrido negligencia médica y merece ser compensado?

Una negligencia médica se produce cuando un profesional sanitario actúa saltándose los estándares médicos exigibles por ley (ya sea por acción u omisión) causando en la mayoría de ocasiones un daño físico o incluso psicológico al paciente.

A continuación se van a explicar los pasos a seguir para saber si merece una compensación por negligencia médica en Australia, particularmente en el estado de Nueva Gales del Sur (NSW).

Primero, hay que probar que su médico ha sido negligente. Para ello, nos dirigimos a la Ley de Responsabilidad Civil de NSW de 2002 que codifica los requisitos necesarios para establecer dicha negligencia.

En ella se indica que los elementos para establecer la negligencia médica. Para ello, se debe demostrar que:
(a) Su médico le debía el llamado “deber de cuidado o diligencia”; (Obligación de diligencia)
(b) Su médico incumplió ese “deber de cuidado o diligencia” (al hacer o no hacer algo); (Incumplimiento de ese deber de diligencia)
(c) Ha sufrido daños físicos o financieros; y (Daños y prejuicios)
(d) El incumplimiento del “deber de cuidado o diligencia” de su médico causó ese daño (Causalidad)

Un deber de diligencia surge cuando la ley reconoce una relación entre dos partes, y debido a esta relación, una parte tiene la obligación de ejercer el mismo nivel de cuidado razonable que otra persona en una situación similar ejercería. En general, todos los hospitales, médicos y enfermeras tienen el deber legal de una razonable diligencia en el tratamiento que brindan. Este deber de diligencia o de cuidado se debe a cualquier persona que previsiblemente pueda verse perjudicada por sus acciones (o por no actuar, omisión). Esta relación especial entre un médico y un paciente da lugar a un deber de atención no delegable.

Al decidir si se ha incumplido el deber de diligencia, la primera pregunta que debe determinarse es si una persona razonable en el puesto del médico habría previsto que su conducta implicaría un riesgo de lesiones para usted, el paciente.

La segunda pregunta a determinar es qué haría una persona razonable en respuesta a ese riesgo. El Tribunal debe considerar si el riesgo de daño era previsible y si el riesgo no era insignificante.

Finalmente, uno de los aspectos para demostrar que su médico ha sido negligente es responder a la pregunta de si su médico no cumplió con lo que se acepta como “práctica profesional competente”. El otro aspecto es establecer que el incumplimiento del deber de cuidado o de diligencia realmente causó la lesión. Si la lesión, pérdida o daño hubiera ocurrido independientemente del incumplimiento del deber de diligencia, entonces no se puede reclamar una indemnización y no será merecedor de una compensación económica. Por último, debe demostrarse que era probable que el incumplimiento del deber de diligencia médica causara la lesión y la pérdida y el daño que se derivó de la lesión.

By Bernard McAuley, Solicitor
McAuley Hawach Lawyers
11 Fennell Street, Parramatta NSW 2124
Telephone: (02) 9633 1826
Facsimile: (02) 9687 8114
Web: www.mcauleyhawach.com.au
Email: reception@mcauleyhawach.com.au

The information in this publication is of a general nature and is not intended to address the circumstances of any particular individual or entity. Although we endeavour to provide accurate and timely information, we do not guarantee that the information in this publication is accurate at the date it is received or that it will continue to be accurate in the future. We are not responsible for the information of any source to which a link is provided or reference is made and exclude all liability in connection with use of these sources. If you do not wish to receive newsletters from us, please let us know.